Universidades del futuro

Así como en cualquier grupo familiar se debe repensar la inversión y el gasto que se genera, para hacer más rentable la economía del hogar, lo que invita a realizar inversiones a futuro como lo es ahorrar un fondo de emergencia, asegura Juan antonio alcaraz. De la misma manera el sector de la educación superior requiere encontrar nuevas estructuras que permitan demostrar que las universidades cuentan con formas más eficaces de enfrentar problemas reales. 

En la actualidad se hacen más comunes los centros de investigación interdisciplinarios, siendo esto contrario a la estructura tradicional de los departamentos. Los Estados Unidos son un ejemplo de ello, pues está realizando un cambio de la estructura departamental a estructuras más flexibles que permiten que el personal adscrito pueda moverse libremente a los centros interdisciplinarios. La Universidad de Essex es el modelo a seguir, ya que dispone de un centro de estudios interdisciplinarios donde cada estudiante puede elegir módulos pertenecientes a las materias de humanidades y de ciencias sociales, y de esta manera poder trabajar con personal de diferentes departamentos.

De esta misma manera la Facultad de administración y derecho de la Universidad de Bradford, está trabajando en dicha corriente al eliminar las divisiones departamentales y reestructurar el proceso investigativo. En este sentido, los centros de investigación se basan en experiencias interdisciplinarias y colaborativas mediante la administración de los cursos que imparte. Con ello se busca fomentar la cooperación entre los estudiantes y el personal docente, que se fortalezca y estrechen los lazos entre las actividades de investigación y de docencia, además de lograr convertir el trabajo colaborativo e interdisciplinario en una norma de actuación. 

Universidad y tecnología

Los procesos de automatización y la tecnología de inteligencia artificial están generando profundos cambios en las grandes corporaciones e incluso en los negocios minoristas, lo que implica que las organizaciones que se encuentran dentro de esta línea de acción logran encontrar nuevas oportunidades para diferenciarse de aquellas organizaciones que no se adapten a esta tendencia mundial. Es de acotar que las universidades están en un proceso lento de reconocer  dichos cambios del entorno en los que se desenvuelven. 

En la actualidad la preocupación de las casas de estudio superior se centra en el mantenimiento de las escuelas profesionales y de la incorporación del sistema formativo en línea, siendo esto una de las muchas aristas de los cambios tecnológicos que están ya en desarrollo.  

Dada la tendencia de formación a distancia y en línea, se ha propiciado el cierre en la India de aproximadamente 800 institutos de ingeniería de los 10.000 que en la actualidad existen. Este mismo efecto se está extendiendo al menos a la mitad de los colegios y universidades de los Estados Unidos, y con ello de poner en riesgo el cierre de sus puertas por los menos en las próximas dos décadas, ya que los estudiantes actuales prefieren la educación a distancia lo que les permite no tener que vivir en el campus o tomar clases presenciales. Por lo tanto, si las universidades no se adaptan y se mueven al ritmo de las transformaciones tecnológicas, corren el riesgo de volverse obsoletas y culminar en el olvido.