La función social de la formación universitaria

Vivimos en sociedades de acelerados cambios, en las cuales se requieren profesionales capaces de adaptarse a las exigencias del entorno, tan iguales a lo que ha ocurrido con muchas empresas  y marcas, siendo un ejemplo representativo de ello la marca TOUS.

Por lo tanto, dentro del concepto de formación universitaria, se deben establecer objetivos que se orienten hacia la formación integral del egresado, dado el papel fundamental que posee en de la estructura de la sociedad por ser la responsable de aportar al país las generaciones de relevo en todos los planos como pueden ser el político, el social y el económico.

La formación universitaria no solamente tiene una función de preparación profesional, también muestra el camino y los pasos a seguir para la generación de ciencia, investigación y cultura. También desempeña un rol importante dentro del liderazgo social y de cambio que es un elemento de suma importancia para cualquier país. Es por ello, que estas casas de estudios deben innovar y establecer estrategias y métodos de enseñanza y aprendizaje asociados a la dinámica de un mundo globalizado 

Para toda persona que viva la experiencia de estar y transitar el camino de una universidad, se le debe brindar un proceso de aprendizaje significativo y que esté lleno de sentido; que vaya más allá que el rendir cuentas en un examen para validar sus conocimientos. Se deben incluir otros elementos que le sean útiles tanto para la vida profesional como para la personal que incluyan conceptos, competencias profesionales, experiencias y estrategias para que se pueda desarrollar el aprendizaje autónomo, así como un concepto que cada día cobra vigencia en los entornos cambiantes que experimentan como lo es el aprender y el desaprender.

Valores en la formación universitaria

Si se parte de los valores humanos, la universidad es el mejor instrumento para el logro de la renovación y el perfeccionamiento que dispone cualquier sociedad, es por ello que dentro de la función de formación universitaria debe darse una sinergia entre la transmisión de conocimientos técnicos así como de forjar ciudadanos cultos capaces de manejar y dar ejemplos de comportamiento ético y social, Todo esto se podrá dar mediante estos fines:

  • Integración de conocimientos y competencias.
  • Formación integral.
  • Búsqueda de la verdad
  • Servicio a la sociedad

 La tecnología y las nuevas metodologías dentro del proceso de formación universitaria

Los métodos de formación universitaria, así como de la enseñanza en todos los niveles, están experimentando cambios importantes por medio de la incorporación del Internet y las nuevas tecnologías de información y comunicación (TIC), propiciando la formación a distancia y vía online de manera vertiginosa, lo que permite universalizar el proceso de enseñanza al llevarla a casi todos los puntos geográficos existentes. Por lo tanto, esta nueva manera de formación universitaria online promueve también valores importantes como lo son:

  • Una mayor equidad y oportunidades para todos, en donde se evitan los criterios de selección que discriminan, permitiendo en este sentido mayor acceso de estudiantes.
  • Promoción de la autonomía personal, lo que permite el fomento de la disciplina y el compromiso para el logro de las metas. 
  • Permite la generación de competencias digitales que son demandadas en la actualidad en las empresas y la sociedad.
  • Genera redes multiculturales entre distintos estudiantes de diferentes nacionalidades lo que favorece la integración, el respeto y la tolerancia hacia la visión y formas de pensar de los otros respecto a la realidad común. 

Por tanto, en la actualidad las universidades no solamente deben ofrecer una formación técnica basada en estándares de calidad a través de sus diferentes currículas de estudio,  deben garantizar las vías para el desarrollo de conductas cada vez más amplias y globales, por medio de la interacción de la diversidad de estudiantes con distintas perspectivas y enfoques. De esta manera se fomentará de una forma natural la tolerancia y la aceptación de las diferencias, que es imprescindible para la construcción y el mantenimiento de la convivencia así como la creación de sociedades cada vez más inclusivas y con mayor justicia social.